Caballos fufos por San Miguel Tazacorte 2018

Como cada año desde 1944, los caballos fufos corrieron la víspera del día de San Miguel Arcángel por las calles de Tazacorte. El número, que en un principio formaba parte de las parrandas tradicionales del Carnaval de Tazacorte, cumplió en 2010 su centenario desde que dos emigrantes a Cuba, a su retorno, trajeron los Caballos Fufos desde la isla caribeña.

En esta tradición participan dos filas de “corredores” con armazones de caña en forma de caballo, decorados con papel de seda multicolor, alrededor de su cintura y recorren varias calles del municipio al son del “Vuela, vuela palomita”; canción que Andrés Cabrera Alejo (Antiguo Director de la Banda Municipal de Tazacorte) pasó a partitura proveniente de la película ¡Ora Ponciano! (1937). La “jirafa” y la “burra” (armazones construidos igual que el de los caballos) acompañan a los caballos en su desfile.

La presencia de desfile y actos festivos con caballitos de papel era generalizada en las Islas Canarias en el siglo XIX y principios del siglo XX, así lo afirma la investigadora María Victoria Hernández Pérez, basándose en crónicas que ha consultado; si bien a día de hoy, sólo conozco una fiesta parecida, de la que también he compartido con ustedes alguna foto: los Caballos Fuscos de Fuencaliente.


Un volador marca el inicio del Vuela, vuela Palomita.

Un volador marca el inicio del Vuela, vuela Palomita.


Los corredores hacen bailar a sus caballos entre nubes de confeti.

Los corredores hacen bailar a sus caballos entre nubes de confeti.


Los bailes en círculo entre dos corredores, constituyen uno de los adornos del pasacalle.

Los bailes en círculo entre dos corredores, constituyen uno de los adornos del pasacalle.


Los niños disfrutan del pasacalle tanto o más que los mayores.

Los niños disfrutan del pasacalle tanto o más que los mayores.


La Avenida de La Constitución se llena para ver el desfile.

La Avenida de La Constitución se llena para ver el desfile.


Al llegar a la rotonda de la Plaza de San Miguel, los caballos pasan a manos de las mujeres, que tendrán ocasión de bailar el Vuela, vuela Palomita.

Al llegar a la rotonda de la Plaza de San Miguel, los caballos pasan a manos de las mujeres, que tendrán ocasión de bailar el Vuela, vuela Palomita.