Los Indianos 2018. El Carnaval de S/C de La Palma

Tras la odisea sufrida en Los Indianos 2017, este año tocaba salir con toda la ilusión y el buen hacer, para obtener las muchas imágenes que esta superproducción de parodia y alegría tiene por ofrecer.

La base de esta fiesta reside en la gente. Miles de personas se visten de blanco parodiando la llegada del indiano desde Cuba, mientras se tiran polvos talcos unos a otros sin necesidad de haberse conocido previamente (tal y como propusieron en los años 60 del siglo pasado, un grupo de amigos, con la familia Cabrera al frente). Con respecto a tirarse polvos de talco unos a otros, este grupo de amigos lo que hizo es rescatar una tradición que acusada por ordenanzas de las autoridades de “alterar en demasía el orden público” desapareció del carnaval canario a principios de siglo XX.

Uno de los actos más esperados este día es el conocido como “La Espera” en la que la conocida como Plaza de La Habana cada lunes de carnaval (el resto del año mantiene su nombre como Plaza de España) congrega multitud de indianos ansiosos de que La Negra Tomasa haga aparición.

Este personaje, creado y encarnado por Víctor Díaz “Sosó” (puedes ver los reportajes La Negra Tomasa en Los Indianos 2014 y Negra Tomasa, íntimo en mi galería de reportajes) se ha convertido en parte imprescindible de la fiesta, casi tanto como los ritmos cubanos que en los diferentes escenarios repartidos por la ciudad ponen el hilo musical a las risas, batallas de polvos y reencuentros que se suceden por cada esquina de Santa Cruz de La Palma.

Y es que esa es la esencia de esta fiesta, van mucho más allá, y aunque algunos se limitan a entenderlos como un macro-botellón vestidos de blanco, me permito recordar el significado de la fiesta expuesto por la investigadora local Loló Fernández Felipe: se trata de “ironizar, ridiculizando por exageración caricaturesca, la figura del nuevo rico, el indiano de éxito que, sin instrucción ni abolengo, encontró su Potosí en una América que tarde o temprano lo devolvió a sus orígenes”.

Esperando que hayan tenido unos buenos Indianos e invitándoles a venir si nos los conocen, les dejo con algunas fotos para el recuerdo:


La Negra Tomasa bailando la conga Sangre Indiana.

La Negra Tomasa bailando la conga Sangre Indiana.


La nube de polvos apenas deja clareas cuando la locura se desata en la plaza.

La nube de polvos apenas deja clareas cuando la locura se desata en la plaza.


Una mano amiga es la salvación cuando el polvo ha entrado en el ojo.

Una mano amiga es la salvación cuando el polvo ha entrado en el ojo.


La alfombra de polvo en las calles es tal, que los hay que no dudan en robozarse cual croqueta.

La alfombra de polvo en las calles es tal, que los hay que no dudan en robozarse cual croqueta.


Encontrar un espejo en el que retocarse el maquillaje tras la comida es un privilegio.

Encontrar un espejo en el que retocarse el maquillaje tras la comida es un privilegio.


Los artilugios para diseminar polvo a mansalva conforman también la estampa de Indianos.

Los artilugios para diseminar polvo a mansalva conforman también la estampa de Indianos.


No sólo el talco flota en el ambiente, el amor también lo hace.

No sólo el talco flota en el ambiente, el amor también lo hace.


Una gigante indiana hizo aparición en la fiesta, teniendo una acogida cariñosa por parte de la gente.

Una gigante indiana hizo aparición en la fiesta, teniendo una acogida cariñosa por parte de la gente.


Al llegar la noche, la fiesta continúa, pero los ritmos actuales sustituyen a los cubanos en la mayoria de barras.

Al llegar la noche, la fiesta continúa, pero los ritmos actuales sustituyen a los cubanos en la mayoria de barras.