Los Indianos 2017. El Carnaval de S/C de La Palma

Los Indianos 2017 permanecerán en mi recuerdo a pesar del pasar de los años por lo cuesta arriba que se me pusieron. El espejo de mi cámara, tras más de 600000 disparos acumulados empezó a darme problema desde muy temprano en la mañana, y lo que en para otro día cualquiera suponía no más que usar el cuerpo reserva, en este caso, dado que salgo sin él por cuestiones de facilidad al moverme entre la muchedumbre, implicó que tuviera que resolver la papeleta con lo que tenía, una cámara que cada vez que pillaba un momento, me dejaba con las ganas bloqueándose.

Con esas condiciones, lo más importante era mantener la mente centrada en lo que ocurría y no en los problemas que la cámara me estaba dando, intentar que la frustración no se apoderara de mí y obtener resultados aceptables como si la tecnología no me estuviera jugando esa mala pasada. Al fin y al cabo, no eran mis primeros indianos trabajando (puedes ver las fotos de Los Indianos 2016 aquí), ni espero que sean los últimos.

El origen de la fiesta data de los años 60 del siglo pasado, cuando un grupo de amigos encabezados por la familia Cabrera comenzaron a parodiar el retorno del indiano venido de Cuba, los cuales tenían costumbre de hacerlo vestido de blanco como símbolo de las ganancias obtenidas en aquellas tierras.

Pero en Indianos no es solo el blanco de los trajes el que predomina, las calles y el ambiente se tiñen del blanco del polvo de talco que se tiran unos a otros aun sin conocerse (tradición que también rescataron, pues había desaparecido a principios de ese siglo, tras ser muy popular en toda Canarias, debido a las ordenanzas que las tildaban de “alterar en demasía el orden público”).

La música es parte de cualquier fiesta, y en Indianos no iba a ser menos: los sones, boleros y guaguancós forman la banda sonora de la mayor parte del día, hasta que cae la noche y es entonces cuando los éxitos del momento hacen acto de presencia.

Sin duda hay una persona que es la más aclamada de la fiesta, Víctor Díaz “Sosó”, pero probablemente les suene mucho más el personaje que creó: La Negra Tomasa (puedes ver los reportajes La Negra Tomasa en Los Indianos 2014 y Negra Tomasa, íntimo en mi galería de reportajes). Se cuentan por miles los que esperan su aparición en la Plaza de España (rebautizada Plaza de La Habana cada lunes de carnaval) para que al ritmo de la conga “Sangre Indiana”, de Francisco Medina, mueva su enorme pandero y haga que no quede nada de polvo dentro de un bote en toda la plaza.

Sin más, les dejo con algunas instantáneas que sí pude capturar, las que mi cámara no me dejo, solo quedaron registradas en mi retina:


La multitud se agolpa en la Plaza de La Habana durante La Espera.

La multitud se agolpa en la Plaza de La Habana durante La Espera.


Una ligera limpieza a la estatua para brindar el mejor homenaje a la Negra Tomasa.

Una ligera limpieza a la estatua para brindar el mejor homenaje a la Negra Tomasa.


Con casi ochenta años, Victor Díaz Sosó, parece un chaval cuando encarna a la Negra Tomasa.

Con casi ochenta años, Victor Díaz Sosó, parece un chaval cuando encarna a la Negra Tomasa.


Sus pasos marcan el camino a la fiesta.

Sus pasos marcan el camino a la fiesta.


El indiano hace gala de sus riquezas ofreciendo puros a sus allegados.

El indiano hace gala de sus riquezas ofreciendo puros a sus allegados.


Tras la comida, muchos siguen de fiesta en los restaurantes de la ciudad, y aprovechan para empolvar y no ser empolvados.

Tras la comida, muchos siguen de fiesta en los restaurantes de la ciudad, y aprovechan para empolvar y no ser empolvados.


No sólo se fuman puros en indianos, los hay que fuman cigarrillos.

No sólo se fuman puros en indianos, los hay que fuman cigarrillos.


Las peleas para obtener un bote de talco en el reparto dejan estampas como esta.

Las peleas para obtener un bote de talco en el reparto dejan estampas como esta.


Uno de los artefactos más emblemáticos de Los Indianos, el cañón, abriendo fuego contra el camión de reparto.

Uno de los artefactos más emblemáticos de Los Indianos, el cañón, abriendo fuego contra el camión de reparto.


No sólo vienen foráneos desde otras islas y península, también lo hace desde el extranjero, más si cabe que por primer año pernocta un crucero en el muelle de la capital.

No sólo vienen foráneos desde otras islas y península, también lo hace desde el extranjero, más si cabe que por primer año pernocta un crucero en el muelle de la capital.