Borrachito Fogatero 2016

Pasaban minutos de las dos de la madrugada cuando, como dice su canción, el olor a pólvora inundaba la plaza del barrio de Lodero en Mazo (Isla de La Palma). Los artefactos pirotécnicos de diferente naturaleza (cabezudos, el carro, la libélula) se sucedían hasta que casi media hora después, apareció lo que cientos de personas que habían decidido salir de fiesta ayer domingo estaban esperando: el Borrachito Fogatero.

Las chispas se hacen dueñas de una plaza de barrio, pequeñita, pero que la importancia de su fiesta transciende tanto, que acuden personas de casi todos los puntos de la isla, no en vano, la fiesta tiene, desde 2014, la figura de protección de Bien de Interés Cultural.

La gente tiene costumbre de formar coro alrrededor del Borracho en torno al perímetro de seguridad que establecen los voluntarios de la organización, que al igual que un servidor, aguantan empujones, codazos y tropezones provocados por una muchedumbre que está de fiesta y tiene mermado su juicio de cara a valorar el riesgo de acercarse más de lo recomendable a las chispas, que en la distancia se dispersan sin suponer mayor inconveniente que alguna pequeña quemadura en la piel o en la ropa, pero si te acercas a la fuente emisora, las consecuencias podrían acabar con una visita al hospital.

En apenas dos semanas, tendrá lugar en Tijarafe la Danza del Diablo, fiesta con similares características en cuanto a la pólvora, las chispas y la muchedumbre en torno al mismo, hasta entonces, os dejo con una selección de las fotos que pude hacer la pasada madrugada:


Los grupos de amigos suelen engacharse para evitar caídas, y evitar acabar pisoteados.

Los grupos de amigos suelen engacharse para evitar caídas, y evitar acabar pisoteados.


Algunos deciden asistir como espectadores al espectáculo pirotécnico, intentando mantenerse fuera de la plaza para no verse envueltos en la marabunta.

Algunos deciden asistir como espectadores al espectáculo pirotécnico, intentando mantenerse fuera de la plaza para no verse envueltos en la marabunta.


Muchos chicos deciden quitarse la camisa, pues resulta una forma muy eficiente de evitar que las chispas produzcan pequeñas quemaduras.

Muchos chicos deciden quitarse la camisa, pues resulta una forma muy eficiente de evitar que las chispas produzcan pequeñas quemaduras.


El borracho lleva una carga pirotécnica que garantiza un espéctaculo de más de quince minutos, que pondrán final a la lluvia de chispas que el resto de artefactos llevaban a cabo.

El borracho lleva una carga pirotécnica que garantiza un espéctaculo de más de quince minutos, que pondrán final a la lluvia de chispas que el resto de artefactos llevaban a cabo.


Las chispas afectan a todos por igual, pero de algun modo, los más perjudicados son los que, a modo de voluntarios, sacrifican su fiesta por mantener la seguridad en el espectáculo.

Las chispas afectan a todos por igual, pero de algun modo, los más perjudicados son los que, a modo de voluntarios, sacrifican su fiesta por mantener la seguridad en el espectáculo.


Pocos son los momentos en los que la pirotecnia no ilumina la plaza, que apaga algunas luces cuando comienza el espectáculo.

Pocos son los momentos en los que la pirotecnia no ilumina la plaza, que apaga algunas luces cuando comienza el espectáculo.


El colofón a una noche de chispas lo pone la cabeza del Borrachito, que impulsada por los petardos, gira y gira hasta que la pólvora se acaba.

El colofón a una noche de chispas lo pone la cabeza del Borrachito, que impulsada por los petardos, gira y gira hasta que la pólvora se acaba.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies