Los Sauces canta a Lo Divino

Hace dos años ya desde que hice mi reportaje “Cantar a Lo Divino”, sobre la tradición existente en la isla de La Palma que consiste en ir anunciando la Navidad por las calles, a altas horas de la madrugada despertando a los vecinos con villancicos. En aquella ocasión, lo centré en la Rondalla de Lo Divino de El Salvador, decana en estos menesteres, pero la realidad es que esta tradición la descubrí siendo muy niño en mi pueblo natal, San Andrés y Sauces, y aunque las salidas con mi propia rondalla a veces no dejan tiempo para visitarles, este año se dieron las circunstancias para poder acompañarles durante toda la noche y realizarles unas cuantas fotos.

Los Divinos de Los Sauces y el Puente.

Desde 1973 la Rondalla de Lo Divino de Los Sauces ha salido ininterrumpidamente anunciando la Navidad por las calles de este municipio del norte de la isla, si bien existen referencias anteriores que datan desde mediados de la década de los cincuenta del siglo XX, cantando un repertorio de villancicos que, sin perder el sonido característico de lo divino, incluye numerosas piezas desconocidas en el resto de la isla, pues gran parte del mismo está configurado por letras de Antonio Ortega “Totono” (actual director musical de la agrupación), Juan Manuel Alonso, Germán Martín o Manuel Guardia Roldán, autor este último del villancico “Terrenal Mansión” del cual se cumple hoy el centenario de su estreno.

En Los Sauces se mantiene al alba la hora de la misa de Luz, por lo que las rondas mantienen aún el sentido primigenio de llamar a los vecinos a la misa matutina. Esta novena de misas se conoce por diferentes nombres en otras latitudes: misas de aguilando, misas de madrugada, misas de la aurora, misas de gozo o como en México, donde las conocen como Las Posadas. Independientemente de la denominación, consisten en nueve misas que dan comienzo el 16 de diciembre y terminan el día 24 con la misa del Gallo y figurativamente representan los nueve meses de embarazo de la Virgen.

Agradeciendo la noche que la Rondalla de Lo Divino de Los Sauces me hizo pasar, hubo tiempo para cantar, quitarles fotos y hasta recordar anécdotas de la niñez con alguno de sus componentes; les dejo con unas cuantas fotos que narran lo que se vivió esa noche:


La noche empieza al poco antes de las dos de la madrugada, en el local de ensayo, punto de encuentro y lugar en el que calientan la voz con un par de villancicos

La noche empieza al poco antes de las dos de la madrugada, en el local de ensayo, punto de encuentro y lugar en el que calientan la voz con un par de villancicos


En silencio, los componentes se mueven por las calles tratando que sólo el sonar de villancico interrumpa el canto de los grillos.

En silencio, los componentes se mueven por las calles tratando que sólo el sonar de villancico interrumpa el canto de los grillos.


Los Divinos de Los Sauces van ataviados con una manta que recuerda a la manta esperancera.

Los Divinos de Los Sauces van ataviados con una manta que recuerda a la manta esperancera.


Es habitual que los vecinos entreguen un aguinaldo o conviden a caldo o chocolate caliente.

Es habitual que los vecinos entreguen un aguinaldo o conviden a caldo o chocolate caliente.

Los Sauces es un pueblo agrícola cuyo cultivo principal es el plátano, por lo que esta situación se repite con asiduidad.

Los Sauces es un pueblo agrícola cuyo cultivo principal es el plátano, por lo que esta situación se repite con asiduidad.


Al igual que en Santa Cruz de La Palma, la disposición del grupo es circular, para ofrecer arropo y conseguir que las voces suenen en la calle.

Al igual que en Santa Cruz de La Palma, la disposición del grupo es circular, para ofrecer arropo y conseguir que las voces suenen en la calle.


En las rondallas de divinos, el contrabajo es un instrumento fundamental, si bien se toca punteándolo en vez de frotándolo.

En las rondallas de divinos, el contrabajo es un instrumento fundamental, si bien se toca punteándolo en vez de frotándolo.


El futuro de esta tradición goza de buena salud, pues varios componentes están en su adolescencia.

El futuro de esta tradición goza de buena salud, pues varios componentes están en su adolescencia.


La orografía en ocasiones hace pasar algún apuro al contrabajista.

La orografía en ocasiones hace pasar algún apuro al contrabajista.


Una rotura de una cuerda en mitad de la noche no supone un problema, se cambia, se afina y se continua la ronda.

Una rotura de una cuerda en mitad de la noche no supone un problema, se cambia, se afina y se continua la ronda.


Es poco habitual que los vecinos no enciendan la luz o no salgan al terrero de sus casas.

Es poco habitual que los vecinos no enciendan la luz o no salgan al terrero de sus casas.


Tras finalizar la última parada del recorrido de la noche, todos se encaminan hacia la iglesia, donde también cantaran en la misa de Luz.

Tras finalizar la última parada del recorrido de la noche, todos se encaminan hacia la iglesia, donde también cantaran en la misa de Luz.