Diablo de San Miguel 2015

Hace apenas unas semanas, tenía lugar en Tijarafe la Danza del Diablo, donde la Virgen María vencía a Satán, que en la noche del 7 de septiembre por las calles del municipio andaba suelto. Sin embargo, según la tradición cristiana, es San Miguel Arcángel el encargado de bajar de los cielos y luchar contra el Mal.

Es por ello, que en la noche de ayer sábado, en la celebración de las Fiestas en Honor a San Miguel Arcángel que se celebran en Breña Alta, el Diablo deambulaba por sus calles. Esta tradición se recuperó en 2009, y según documenta María Victoria Hernández (Cronista Oficial de Los Llanos de Aridane), en programas antiguos de estos festejos se pueden leer las palabras con las que Corina Pérez Martín (quien tuvo la iniciativa de representar la lucha entre el Bien y el Mal para celebrar la onomástica) definía la fiesta:

“Salió un hombre vestido de diablo, todo vestido de blanco con unos lunares negros, y otras veces era negro con lunares blancos, con unos cuernos, con un rabo (…). Y estaba todo minado y por todos sitios lanzando fuego y bailando al son de la música (…) y cuando estaba en su pleno baile, en su plenitud lanzando fuego, una cruz iluminada, con fuegos que hacen los fogateros (…) el demonio huye de la cruz, huyó, pues terminó de arrojar el fuego que llevaba encima”.

Aún quedan muchos por enterarse que esta fiesta se ha recuperado, pero con lo que gusta entre los palmeros los espectáculos de chispas, espero que el próximo año, cuando vuelva, me encuentre con el doble de gente en su recorrido. Hasta entonces, os dejo con alguna captura que resume esta edición:


La altura del Diablo está muy por encima de las cabezas más altas.

La altura del Diablo está muy por encima de las cabezas más altas.


Las chispas brotan de su tridente en la primera parte del recorrido.

Las chispas brotan de su tridente en la primera parte del recorrido.


Una corona de chispas ilumina la diabólica figura en la segunda parte del recorrido.

Una corona de chispas ilumina la diabólica figura en la segunda parte del recorrido.


Muchos vecinos del barrio tienen la mejor visión de la fiesta desde sus azoteas.

Muchos vecinos del barrio tienen la mejor visión de la fiesta desde sus azoteas.


El recorrido termina con unos castillos de chispas cuando el Diablo ha agotado su carga pirotécnica.

El recorrido termina con unos castillos de chispas cuando el Diablo ha agotado su carga pirotécnica.