Reflexiones sobre el termino quitar fotografias

Hoy, mientras veía el vídeo de la sesión abierta a cargo de Navia, dentro del programa de ObjetiuBCN, me llamó rápidamente la atención que casi en su introducción, hablara de la expresión quitar fotografías. Los que son asiduos lectores del blog, lo habrán notado ya, pero si eres nuevo por aquí, el motivo que me llamara la atención, es el frecuente uso que yo hago de la misma para referirme al acto de fotografiar.

Ello tiene una explicación muy simple, nací y me crié en la isla de La Palma, donde es aún utilizada por muchos ancianos del lugar, y por aquellos que, como en mi caso, el arraigo no ha permitido que desaparezca de su vocabulario.

Recuerdo que hace ya unos años, durante una clase de lingüística, el profesor Pedro Ravelo Robayna, la utilizó como ejemplo de lo que puede ser el habla local en la teoría saussuriana, lo que conllevó a una discusión entre ambos acerca de la idoneidad de su uso, tan interesante como parca en conclusiones.

En aquel momento mi único argumento para defenderlo, fue el uso sinónimo que se da en mi isla a los verbos sacar y quitar para todas sus acepciones, tal y como recoge el Diccionario Básico de Canarismos de la Academia Canaria de la Lengua, o en otras ocasiones el de su antónimo, poner, como ejemplifica Pedro Nolasco Leal en su libro1: “Dicen que lo va a quitar por televisión”.

Pero a partir de hoy, y gracias a las reflexiones de Navia, con las que sobra decir que comulgo, puedo defender la validez de la expresión porque parafraseándole: “la imagen se quita, de alguna manera se aparta. Es decir una imagen es un fragmento de lo que estamos viendo, que lo llevamos al interior de un artefacto que es la cámara oscura”. Cabe resaltar que además, como extra, me llevo el saber que quitar una foto, también se usa en Galicia.


1: LEAL CRUZ P. El Español Tradicional de La Palma. 2003. 446p. ISBN: 8479264195